ALARI: ¿Podemos evitar un incendio provocado por un rayo en una atmósfera explosiva?

El parámetro que determina la peligrosidad de una chispa es la cantidad de energía que se libera con ella. Si se producen en una atmósfera inflamable de gases y/o vapores, es relativamente fácil que un incendio se inicie, ya que la energía liberada suele ser superior a la energía mínima de inflamación (EMI) o energía de activación (eA) de la mezcla gas/vapor + aire.  Podemos entonces presumir una inflamación efectiva si la chispa se genera debido a una diferencia de potencial superior a 1.000 V.

Cuando las chispas se producen en una atmósfera inflamable de polvo, la probabilidad de que se inicie la ignición suele ser más baja porque, por lo general, la energía mínima de inflamación de la mezcla es más elevada que en el caso de los gases y/o vapores, del orden de 1 a 1000 mL, de modo que la mayoría de las descargas electrostáticas no son capaces de iniciar la ignición.  Sin embargo los límites de explosividad varían mucho de unas sustancias a otras, por lo que no hay ninguna regla fiable que sirva para caracterizar a todas las sustancias.

 

La Tecnología de Pararrayos CMCE Desionizante se comporta como un capacitor que “almacena” y depura la energía contantemente y en tiempo real, pero en realidad el dispositivo lo está drenando constantemente al sistema de Puesta a Tierra y junto con una conexión equipotencial de todas las superficies conductoras. La Puesta a Tierra de todas las masas conductoras susceptibles de adquirir cargas electrostáticas, combinada con una conexión eléctrica sin interrupciones de dichas masas entre sí (conexión equipotencial y continua), que evite la posible presencia de diferencias de potencial entre ellas, suele ser a menudo una medida suficiente para disipar eficazmente las cargas electrostáticas acumuladas.

De esta manera, Pararrayos CMCE no generara el voltaje (diferencia de potencial) suficiente para llegar a 1.000V. Ya que opera en el rango de los mV y µV. Es por eso que garantizamos la compatibilidad de nuestra tecnología acompañado de un óptimo Sistema de Puesta a Tierra dentro de las atmosferas explosivas.

Pararrayos CMCE

Es un sistema captador pasivo diseñado para equilibrar y des ionizar en todo momento los efectos de los fenómenos atmosféricos a través de múltiples compensadores, generando un escudo protector en su área de cobertura, su principio de funcionamiento está basado en compensar, estabilizar el campo eléctrico existente en su entorno. De esta manera anula la formación del trazador ascendente neutralizando el rayo, drenando las cargas eléctricas a tierra, en inofensivos miliamperios.

Para conocer más información podés visitar la web www.alari.com.ar

No se admiten más comentarios