Exclusivo de Calzados Kamet: Protección metatarsal

Partiendo de la definición de calzado de seguridad, como aquel que incorpora elementos de protección, para aquellas actividades laborales que así lo requieran, la protección metatarsal responde a esa condición.

El diseño y desarrollo de un calzado de estas características, debe dar cumplimiento a las exigencia constructivas y de materiales componentes establecidas en la Norma IRAM 3610 vigente, para dar paso posteriormente a la certificación obligatoria exigida por la resolución 896/99 de la Ex Secretaria de Industria, Comercio y Mineria de la Nación.

Estos tipos de calzados están pensados para dar respuesta a potenciales riesgos de lesiones generados por la caída o desplazamiento de elementos rodantes, como tuberías, caños, garrafas, etc.

La aplicación de la protección metatarsal sobre el calzado tienen dos aspectos importantes a tener en cuenta:
– El protector se debe fijar sobre la capellada, de forma que no se pueda extraer sin destruir el calzado.
– Su posicionamiento debe estar a continuación de la puntera de seguridad formado una sola pieza que proteja al mismo tiempo dedos y metatarso del pie.

Respecto de las exigencias sobre dispositivo de protección se destaca:
– Debe ser fabricado con materiales adecuados y debe tener una forma tal que, en el momento del impacto, las fuerzas resultantes se distribuyan sobre la planta exterior, puntera y la mayor superficie posible del pie.
– El dispositivo debe estar adaptado a la forma del calzado en el interior y en el exterior del pie y proyectado de forma que no dificulte el movimiento natural del pie.

Mirá el video y conocé más sobre esta propuesta:

Deja una respuesta