XI Congreso internacional de prevención de riesgos del trabajo, responsabilidad social y salud

Un año más, y ya hace 11 años, continuados de exitosa vida, se ha
celebrado el Congreso Internacional de Prevención de Riesgos
Laborales, Responsabilidad Social y Salud, organizado por la
Subsecretaria de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires y la Dra. María
Cristina Etala. No, no ha sido una edición más. Por supuesto, sostenida
sobre la continuidad de los principales valores que han hecho de este
magno evento, preventivo, social y profesional, también económico, una
cita mundial imperdible, ha logrado superarse, aún más, en audiencia y
en calidad de intervenciones. El mérito en esta edición es extraordinario,
por la situación de pandemia que vive el mundo . La sagacidad y
capacidad de adaptación descomunales de la Dra. María Cristina Etala a
las adversidades ha hecho que la covid19, paralizadora de la actividad
económica y social -lamentablemente-, no solo no ha podido frenar una
nueva edición del Congreso Internacional, sino que lo ha lanzado hacia
audiencias de auténtico récord.
Haciendo de la necesidad virtud, la telemática ha permitido al Congreso,
por tanto, a sus organizaciones, institucionales (la Subsecretaria de
Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires) y profesionales (la acreditada
maestría de la Dr. María Cristina Etala) alcanzar un nivel de audiencia
nunca visto en él, pese a su dilatada tradición de ser un Congreso donde
la participación es masiva. Pocos Congresos en el mundo pueden reunir
la cualidad de lo cuantitativo -mucha gente partícipe- y de lo cualitativo –
las intervenciones son de un gran nivel, profesional, académico,
económico, social, institucional-. Pues bien, en esta ocasión casi 10.000,
concretamente 8.579 personas han podido acceder a sus sugerentes y
siempre actuales contenidos en algún momento de su desarrollo, en
virtud de las posibilidades ofrecidas por tratarse de una edición en
formato telemático, ante la situación creada de la covid19.
Si Einstein popularizó la idea de que las crisis deben ser oportunidades
para la mejora, para superarse, la Drª María Cristina Etala es una gran
discípula del genio y lo ha llevado a la práctica. Ha logrado, con el
soporte de la Subsecretaria y demás sponsors, que esta edición sea la
más nutrida y escuchada, también vista. Todo un ejemplo para la
situación actual, en la que la crisis parece paralizar más que alentar.
En cuanto a la estructura, diseño e intervenciones múltiples, sobre los
temas más variados y actuales en materia de gestión preventiva de
riesgos laborales y bienestar social en general, hoy más necesaria que
nunca, el XI Congreso ha seguido la tradición y ha hecho concurrir a las
personas y entidades más reputadas en esta materia
Finalmente, me correspondió el gran honor de ofrecer una Conferencia
de cierre de la presencia internacional y sobre el tema del teletrabajo, sus
mitos y realidades, sus bondades y, sobre todo, sus riesgos. Ahora que
se ha iniciado una carrera mundial por captar a personas teletrabajadoras
o trabajadoras en remoto no me cabe duda que Buenos Aires en
particular, y formidables rincones de la Argentina pueden ocupar en
lugar estelar en la misma
Permanecemos expectantes para ver qué se le ocurre a la brillante
cabeza de la Dra. María Cristina Etala para que la XII Edición sea tan
espectacular, o más, que esta. Seguro que ya está en ello.

 

No se admiten más comentarios